Incluso el hombre más sabio sólo sostiene una vela en pleno sol.

viernes, 18 de enero de 2013

Los Escritos 62




Un estudiante pidió a un maestro sufí que le revelase el quinto nombre de Dios.
-Quien conoce ese nombre, es capaz de cambiar el curso de la historia –
comentó.
El maestro le dijo que pasara un día entero a las puertas de la ciudad. El
muchacho obedeció, y volvió al día siguiente.
-¿Qué es lo que viste? –preguntó el maestro.
-Un viejo intentó entrar en la ciudad con un carnero para vender. El guarda le
quiso cobrar un impuesto, pero el hombre no tenía dinero. Entonces el guarda le
robó el carnero y, a él, lo echó. Yo pensaba: si supiese el nombre oculto de Dios,
podría cambiar esta situación.
-Podrías haber impedido esa injusticia, pero preferiste soñar con una
revelación. El quinto nombre de Dios es: Ama y ayuda a tu prójimo.
Sólo así podemos cambiar el curso de la historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada