Incluso el hombre más sabio sólo sostiene una vela en pleno sol.

viernes, 25 de enero de 2013

Los Escritos 63







Un gesto, una palabra vuestra para que todo se haga aire. Habláis el lenguaje del viento que golpea en las ventanas, el lenguaje del viento que cruje en los desvanes, el lenguaje olvidado del viento. Os llaman brujas, meigas, jorguinas, corujas, magas, hechiceras, curanderas, adivinas, arpías, estrigias, o simplemente mujeres. Qué fácil entonces sentir el miedo aventado por un soplo vuestro que con un extraño maleficio no deja llegar la noche, y que con un gesto o una palabra puede deshacer el mundo para que todo se haga aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada